19 de noviembre de 2008

Michel de Certeau: Historia y psicoanálisis entre ciencia y ficción

Por Carlos Salas Contreras
.
En este capítulo Certeau ve a la historiografía como un todo, como un producto social, como una práctica social. Lo que plantea Certeau, y dice que el historiador busca la verdad, la ficción es mentira, la historiografía busca representar lo real lo verídico.El historiador se queja de la ciencia ficción que lo acusa de destruir la historiografía, entendiendo la historiografía como el discurso de una institución, Certeau ve a la historia como una institución,al negar a la ciencia ficción, la historiografía al hacer uso de otras ciencias este uso le da credibilidad y legitimidad, plantea que a pesar de lo equivocado de lo que plantea la ciencia ficción en cualquiera de sus modalidades, llámense, cientificas,literarias,o metafóricas, al final de cuentas es un discurso que informa lo real, pero no pretende ni darle representatividad ni busca acreditarse,la ficción se opone fundamentalmente a una historiografía que siempre busca decir lo real.
.
Certeau afirma que, lo legendario de la historia (la llama institución) todo relato que cuenta lo que pasa o lo que pasó funda algo real que no existía,en la medida en la cual se da como representación de una realidad pasada, por lo tanto nos dice que la historiografía adquiere este poder en tanto que presenta y le da interpretación a los hechos.
.
Certeau en el inicio del capitulo cuatro, nos dice que se da una lucha entre la misma historia,"la historiografía occidental lucha contra la ficción. Esta guerra intestina entre la Historia y las historias se remonta a muy lejos. Es una disputa familiar que, de entrada, fija posiciones. Pero gracias a esa lucha contra la fabulación genealógica, contra los mitos y las leyendas de la memoria colectiva o contra las versiones derivadas de la circulación oral, la historiografía crea una distancia respecto al decir y al creer comunes, y se aloja precisamente en esa diferencia que la acredita como erudita distinguiéndola del discurso ordinario". (De Certeau 1984, 51).
.
Certeau define el término de ficción como una palabra peligrosa. Certeau nos habla de ciencia ficción al referirse a la ficción nos dice que se sitúa del lado de lo irreal, en tanto que el discurso técnicamente armado para designar lo erróneo, se atribuye el privilegio complementario de representar lo real, lo verdadero. Los debates entre “literatura” e historia permitirán fácilmente ilustrar esta división. La historiografía acusa a la ficción de no ser un discurso unívoco, ya que carece de “propiedad” científica.Certeau afirma que, si se contempla la relación del discurso con lo que el mismo discurso produce, ya sea con una institución profesional o con una metodología científica, se puede considerar por lo tanto a la historiografía como una mezcla de ciencia y de ficción, o como un lugar donde se vuelve a introducir el tiempo.
.
Certeau al hablar de las representaciones afirma que, la representación historiadora tiene ciertamente su papel de representar, muy necesario en una sociedad o en un grupo. Ya que Repara incesantemente los desgarrones entre el pasado y el presente.

En conclusión Certeau considera a la historiografía como la única capaz de sustentar lo real porque la ciencia se sustenta en lo falso, podemos ver en estas lecturas a lo que considera el autor, la historiografía como lo real, lo verdadero, y al ciencia ficción como lo irreal lo falso, una lucha entre el bien y el mal, esto último es lo que yo percibo.

Michel de Certeau. 1984. "IV. La historia, ciencia y ficción", en Historia y psicoanálisis entre ciencia y ficción. México: Universidad Iberoamericana. Departamento de Historia Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente.